Aceptemos la objeción de conciencia médica y solucionemos cómo ayudar a los pacientes

El asunto de la objeción de conciencia, no es algo exclusivo de la profesión médica ni jurídica.

Tiene que ver con las personas y su rechazo al cumplimiento de determinadas normas o deberes de acuerdo a que vayan en contra de alguna creencia ética o religiosa de esa persona. Por tanto no es algo que dependa de las profesiones sino de las personas.

Sin embargo, no se habla de objeción de conciencia para cualquier profesión. Los casos que más transcienden últimamente son los de profesionales del derecho, jueces y magistrados o los profesionales de la medicina, médicos y farmacéuticos.

Yo empecé a escuchar sobre la objeción de conciencia cuando todavía había gente que tenía que hacer la mili. De echo ese es el único caso que está recogido por la Constitución Española.

Creo que ya es hora de hacer una ley que contemple todos estos supuestos para todos los profesionales. Una ley que relacione los deberes laborales con las creencias éticas o religiosas y que dé soluciones para empresarios, clientes, usuarios, pacientes etc. cuando se de alguno de estos casos.

En lo que respecta a la profesión médica, es el momento que se acepte y se busquen soluciones para que los posibles damnificados, los pacientes y usuarios del sistema sanitario, no encuentren deficiencias en el servicio que se les presta.

No tiene sentido perder el tiempo en discutir sobre si un profesional que está en contra del aborto, por ejemplo, debe practicar un aborto. Está claro que no, primero por el médico y después por el paciente. Creen que un paciente se sentiría agusto de ser atendido por alguien que piensa que lo que está haciendo no esta bien?

Hace tiempo que leí un articulo sobre este tema en www.medicosypacientes.com, que es una página del Colegio de Médicos y les recomiendo que lean -> “La objeción de conciencia es un derecho de todos los ciudadanos“, del que yo estoy plenamente de acuerdo, pero pienso que se debe ir un paso más allá en la propuesta de soluciones y su aplicación.

Se deben dar soluciones, para mejorar, para avanzar… y yo aquí yo doy las mias:

– Los profesionales deben informar de las prácticas que no pueden realizar atendiendo a derecho de objeción de conciencia.

– En esos centros, deberán tener los profesionales suficientes que puedan realizar esa práctica y atender a los pacientes a los que tienen que dar servicio.

– Se deberá informar a los usuarios o pacientes de qué practicas no realiza ese profesional por objeción de conciencia y a quién deben recurrir para ser atendidos.

La realidad es que un profesional cuya ética le dice que algo está mal, no va a proporcionar la información suficiente para que eso se lleve a cabo, por lo que tiene que ser la Administración la que se asegure de que el derecho a la información y atención al paciente se cumpla.

Pongo un ejemplo de aplicación para un caso reciente que se va a dar con la reciente ley para que se puedan comprar la pildora del día después en farmacias.

Ya hay farmacéuticos que han dicho que se acogeran a su derecho de objeción de conciencia para no venderla. Si el serctor farmacéutico está regulado por la Administración, y no se quiere atender a algo que ha sido calificado como de un bien para la ciudadanía por el Estado, desde mi punto de vista están en todo su derecho por el derecho de objeción de conciencia, pero el Estado debería obligar a que informasen con un cartel en ese establecimiento de que allí no se dispensa la pildora del día después e información sobre la dirección de la farmacia más cercana que sí la dispensa, para ayudar y dar el servicio que precisa el ciudadano.

Animate a dejar un comentario or suscribirte al feed y obten los proximos articulos en tu lector de feeds.

Comentarios

No comments yet.

Escribe un comentario